El pueblo de los pitufos

Existe un lugar al norte de Marruecos llamado Chefchaouen, un poblado pequeño con casa antiguas y callejones pintados en distintas tonalidades de azul, por lo cual muchos llaman a este lugar “el pueblo de los pitufos”.

El color de este lugar proviene de una antigua tradición judía que creía que entre más se viera este color era más fácil recordar el cielo y pensar en Dios, por lo que comenzaron a pintar las casas, calles y techos de este color y hasta la fecha se mantienen igual.

Algunos techos de teja se mantienen en su color original y resaltan sobre las montañas del Rif junto con los picos de Tisouka y Megou. Descubre más en nuestra galería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *